ESP | CAT | ENG

Formación para una cultura de la salud


El Máster en Promoción de la Salud propone una formación holística que haga posibles nuevas maneras de actuar, teniendo en cuenta que una cultura de la salud es la mejor respuesta ante la cultura de la enfermedad.

Hasta no hace muchos años, la salud se definía como la ausencia de enfermedad. El concepto de salud ha evolucionado en los últimos años hasta englobar un conjunto de determinantes que hacen que su definición sea más plural, a la vez que compleja. Podríamos decir que, en la mesita de noche, ahora ya no nos basta con las medicinas y un vaso de agua. Ahora necesitamos un libro, un móvil y alguna cosa más, a discreción de cada uno, para poder decir que estamos sanos. Los avances en la definición del término deben llevar al establecimiento de políticas más eficaces en la promoción de la salud, de acuerdo con los nuevos avances científicos y con las nuevas necesidades, adecuándose a las características y requerimientos de la población. Para lograrlo se necesitan profesionales preparados para afrontar el liderazgo de centros, servicios o unidades de acuerdo con los nuevos criterios de gestión, de investigación o clínicos, tal como reflejan tanto el Libro Blanco de las profesiones sanitarias, como las diversas líneas que se impulsan desde la Consejería de Salud. La Sra. Dolors Juvinyà, coordinadora del Máster en Promoción de la Salud de la UdG, advierte que gran parte de la sociedad aún sigue anclada en la cultura de la enfermedad.

Profesionales en políticas de salud

El Máster en Promoción de la Salud nace con la vocación de formar a profesionales de diversos ámbitos para que reconsideren las normas, adopten nuevas maneras de actuar y, en definitiva, para que trabajen en el diseño de políticas de salud. La Sra. Juvinyà explica que el fundamento metodológico del curso se remonta a la Declaración de Ottawa de 1986, que reconoce las cinco áreas clave de la promoción de la salud: la formulación de las políticas saludables, la creación de entornos saludables, el fortalecimiento de la acción de la comunidad, el desarrollo de aptitudes personales para la vida y la reorientación de los servicios de salud. Se trata de un máster único en el estado español en su especialidad, que ofrece veinticinco plazas para las cuales los organizadores reciben más de cien solicitudes. Para el ingreso es necesario el establecimiento de un proceso de selección en el que, en función del currículum, se selecciona a los aspirantes que accederán al curso. La Sra. Juvinyà quiere que se sepa que los aspirantes son, en todos los casos, profesionales en activo en el ámbito de la salud, del derecho o de la economía “que sienten la inquietud de asumir y trasladar los nuevos enfoques”. Añade, además, que se reservan dos plazas para jóvenes titulados de grado, lo cual representa una experiencia gran valor, no solo porque acceden a las propuestas del máster, sino porque las comparten con profesionales con experiencia.

La docencia, que representa noventa créditos ECTS, gana valor gracias a la presencia de los investigadores del Grupo de Investigación en Salud y Atención Sanitaria y, también, de expertos de renombre internacional que son convocados cada curso para que compartan sus conocimientos con los estudiantes matriculados. Una docencia de calidad que se complementa con la divulgación ya que, además de clases magistrales, los profesores invitados participan, en colaboración con la Cátedra de Promoción de la Salud, en jornadas abiertas a las personas interesadas en la cuestión. Otra característica es la vocación internacional, dado que el máster tiene una dimensión europea adquirida gracias a la participación en la International Union for Health and Education (IUHPE) y en The International HPH Network. También está orientado a Sudamérica, con su participación en el Consorcio Interamericano de Universidades y Centros de Formación de Personal en Educación y Promoción de la Salud (CIUEPS).

Tras la graduación, los estudiantes del máster inician, desde sus puestos de trabajo, una tarea pedagógica que no tiene efectos inmediatos, pues la extensión de la cultura de la salud requiere un proceso sin atajos, pero que debería desembocar en una mejora general e incluir, entre otros factores, un ahorro en gastos sanitarios. Por eso, en unos momentos en los que la realidad nos hace ser conscientes de la limitación de recursos, debemos apostar por un cambio de rumbo para abandonar la cultura de la enfermedad y abonarnos a la de la salud.


Puntuación
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
no hay comentarios Síguenos en facebook y en twitter

Proyecto financiado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en el marco del Programa Campus de Excelencia Internacional

Universitat de les Illes Balears ⋅ Ctra. de Valldemossa, km 7.5 ⋅ Palma ⋅ 07122 Illes Balears ⋅ Tel: +34 971 173 000
Universitat de Girona - Campus e-MTA ⋅ Parc Científic i Tecnològic, Edifici Casademont ⋅ C. Pic de Peguera, 15, ⋅ 17003 Girona Tel. 972 419 678
CSIC. Serrano, 117 ⋅ 28006 Madrid ⋅ Tel: +34 914 113 077
Institut Català de Recerca de l’Aigua (ICRA)Edifici H2O - Parc Científic i Tecnològic de la Universitat de Girona. Emili Grahit 101- 17003 Girona

2012 © e-MTA Campus Euromediterráneo del Turismo y el Agua AVISO LEGAL| MAPA WEB
iglesiesassociats